Odontopediatría

¿Qué es?

Es la especialidad que se preocupa de la salud bucal de lactantes, niños y adolescentes, incluyendo a pacientes niños con necesidades especiales de salud.

Es el primer acercamiento del niño al ambiente odontológico, por eso el especialista  través de herramientas psicológicas y de comunicación, guía y acompaña al niño y su familia, promoviendo hábitos de higiene y dieta saludable, prevenir, controlar y monitorear el crecimiento y desarrollo del niño, además de tratar las enfermedades periodontales y caries. 

También diagnostica e intercepta maloclusiones y alteraciones funcionales que afectan el crecimiento y desarrollo de los maxilares.

Durante la infancia, padres o tutores, con la ayuda del odontopediatra, son responsables de transmitir al pequeño unos correctos hábitos de higiene para asegurar un estado bucodental saludable en el futuro.

¿Cuáles son los tratamientos más frecuentes?

Sellantes en molares. Son resinas fluidas que se ubican en los surcos de los molares y los dejan planos para no acumular placa bacteriana. A los 6 años brota el primer molar permanente detrás de todos los de leche y éste debe ser sellado.

Barniz de flúor. El barniz de flúor se adhiere al diente y lo fortalece ante el ataque de caries. Debe aplicarse cada 6 meses.

Pulpectomía. La pulpectomía es similar a la endodoncia de los adultos, pero en este caso la caries afecta a un diente de leche.

Obturación. También conocido como empaste, es otra técnica que se usa para el tratamiento de la caries.

Ortodoncia. Este tratamiento se realiza para corregir alteraciones o anomalías en el desarrollo óseo o dental que pueda existir en la cavidad bucal del niño.

¿Por qué son importante los "Dientes de Leche"?

Los dientes de leche, también conocidos como dentición decídua o temporal son muy importantes por diversas razones:

  • Los dientes temporales “guardan el espacio” a los dientes permanentes. La pérdida prematura de una pieza dentaria puede causar migración de los dientes vecinos, pudiendo causar problemas de espacio al hacer erupción los dientes permanentes.
  • Las raíces de los dientes de leche se reabsorben y el cuerpo reutiliza estos mismos minerales para terminar de mineralizar los dientes permanentes. Si los dientes de leche están ausentes se dificulta este proceso fisiológico.
  • Los dientes temporales permiten al niño pronunciar correctamente cada sonido mientras aprende a hablar. 
  • La dentición temporal es importante para el corte, triturado, masticación e inicio de la digestión de los alimentos. A medida que hacen erupción, vamos incorporando gradualmente la alimentación complementaria. 
  • La presencia de los dientes temporales en boca favorece el correcto desarrollo de las estructuras maxilofaciales, tanto a nivel óseo como muscular. Al contrario, la ausencia de éstos puede dificultarlo.
  • La presencia de caries en los dientes temporales aumenta la probabilidad de que se desarrollen caries también en la dentición permanente. Además, si un diente temporal tiene caries y llega a afectarse la pulpa, puede verse afectado también su sucesor permanente.

Por todo esto es importante cuidar los dientes de leche de nuestros niños...

¿Cuál es la edad ideal para la primera visita?

La primera visita debiera ser alrededor de los 2 años, ya que a esa edad están los dientes y las muelas en la boca. permitiendo revisar el crecimiento maxilar y de la mandíbula, la correcta erupción de los dientes.

Además, los padres podrán recibir información sobre cómo conseguir que sus hijos adquieran una salud oral apropiada, resolverán dudas sobre la higiene y el cepillado dental, así como cuestiones relacionadas con determinadas prácticas que pueden resultar perjudiciales para un correcto desarrollo bucodental del niño.

La etapa de los 0 a los 3 años se considera de carácter preventivo. En caso de no existir ningún problema, se recomienda una visita anual. Sin embargo, a partir de los 5 años, durante el periodo de recambio, es aconsejable hacer una revisión cada 6 meses.

Succión del pulgar y uso de chupete

El uso prolongado del chupete (más allá de los 3 años) puede producir maloclusiones o mordida cruzada superior y el aumento del resalte.

En el caso de chuparse el dedo, los efectos en la salud bucodental pueden llegar a ser más graves si no se interrumpe a tiempo: cambia la orientación de las arcadas, provoca la mordida abierta, produce la deformación del paladar, ocasiona insuficiente desarrollo del maxilar y causa alteraciones en el lenguaje.

Aprende más de los cuidados de los dientes según la etapa del niño.