Higiene Bucal

¿Qué significa una buena higiene bucal?

La buena higiene bucal produce una boca que luce y huele saludablemente. Esto significa que:
• Tus dientes están limpios y no hay restos de alimentos.
• Las encías presentan un color rosado y no duelen o sangran durante el cepillado o la limpieza con hilo dental.
• El mal aliento no es un problema constante.

¿Cómo se practica la buena higiene bucal?

Los dientes sanos no sólo te dan un buen aspecto a tu persona y te hacen sentir bien, sino que también te permiten hablar y comer apropiadamente. 

Los cuidados preventivos diarios, como el cepillado, uso de hilo dental y enjugue bucal, evitan problemas posteriores, y son menos dolorosos y menos costosos que los tratamientos por una infección que se ha dejado progresar. 

Tips para una higiene bucal adecuada

Aquí te dejamos algunos tips para una buena higiene bucal:

Lávate los dientes a diario, al menos 3 veces al día y durante al menos dos minutos cada vez.

Elige un cepillo adecuado: que el tamaño del cabezal no sea muy grande y que los sean medios o suaves.

Utilizar sedas o cintas dentales o, si los espacios son amplios, cepillos interproximales, para limpiar entre los dientes.

Cambiar el cepillo de dientes aproximadamente cada 3 meses.

Utilizar reveladores de placa para que el biofilm bucal sea más visible y, por tanto, faciliten el cepillado.

Realizar la limpieza lingual con un movimiento desde atrás hacia delante para arrastrar los restos de comida, células descamadas, mucosidades, bacterias, etc.

Utilizar irrigadores bucales para eliminar las bacterias depositadas en los dientes, las encías y los lugares de difícil acceso.

Realizar enjuagues bucales para reducir eficazmente la placa bacteriana y proporcionar el máximo frescor.

Controlar el consumo de alimentos azucarados. Lo ideal es evitar comerlos pero, si se consumen, es importante lavarse después los dientes.

Acudir regularmente al dentista para que realice una revisión de la boca, por lo menos 1-2 veces al año, así como una limpieza profesional.

 

Higiene Oral en los Niños

En el momento en el que los primeros dientes aparezcan, se deben limpiar con una gasa. Cuando erupcionen los molares, será el momento en el que el pequeño podrá usar un cepillo de dientes correspondiente a su edad.

La técnica de cepillado requiere de una cierta habilidad. Es por ello, que los padres deberán ayudar a sus hijos a cepillarse los dientes. Aunque a partir de los 5 años el menor pueda realizarlo solo, es fundamental que el progenitor le vigile y le guíe en caso de que lo necesite. 

Los dientes se lavarán después de cada comida y siempre antes de ir a dormir.

Desde el principio, debe utilizarse una pasta dentífrica con flúor.

Por debajo de los 3 años, solamente debe rasparse las cerdas del cepillo en la pasta (poner pasta del tamaño de un grano de arroz). 

Entre los 3-6 años de edad debe utilizarse el dentífrico en pequeñas cantidades (el tamaño de una arveja).

A partir de los 6 años de edad se recomienda poner pasta del tamaño de un garbanzo. Existen pastas de dientes infantiles, aunque la evidencia científica más reciente demuestra que su utilidad es muy limitada por lo que se aconseja usar pasta de al menos 1.000 ppm (1000 partes por millón) a todas las edades, variando solamente la cantidad. 

.