Endodoncia o Tratamiento de Conducto                                   

¿Qué es un tratamiento de conducto?

Es un tratamiento que se realiza cuando el nervio, que es la parte vital del diente, está dañado de manera permanente.
La Endodoncia, elimina el tejido dañado, limpia y desinfecta los conductos, sellándolos para prevenir que se vuelva a infectar.

¿Por qué se daña la pulpa (nervio)?

Este daño puede ser provocado principalmente por caries (enfermedad producida por bacterias). También se puede dañar producto de golpes y fracturas. 

¿Cuánto dura un tratamiento conducto o es un tratamiento definitivo?

Un diente con endodoncia y correctamente restaurado, puede durar tanto como un diente natural.

El tratamiento del diente no finaliza con la endodoncia ya que éste sólo trata los conductos del diente. Una vez que el especialista termina el tratamiento, es necesario que el diente reciba una restauración definitiva.

Es importante no descuidar la higiene bucal y se debe visitar periódicamente al odontólogo, para evitar la aparición de nuevas caries.

¿Qué pasa si una persona no se hace el tratamiento?

Sin tratamiento, la enfermedad pulpar sigue su curso y puede dar lugar a una infección mayor. Si el paciente sigue sin recibir tratamiento, esta infección puede avanzar hacia el hueso que soporta el diente y desde allí extenderse a distintos lugares en cara y cuello agravando el cuadro, pudiendo incluso, llegar a perder su pieza dental.

¿Cuáles son las señales de necesitar un tratamiento de endodoncia?

Las señales más frecuentes son: dolor o sensibilidad prolongada o intensa con alimentos fríos o calientes, al masticar o al tacto. Otra señal es el cambio de color del diente o la encía al rededor del diente está inflamada.

En algunos casos, no se presentan síntomas y la enfermedad se descubre en la consulta a través del examen clínico y las radiografías. Por esto es importante realizar visitas periódicas al odontólogo.